Trucos para dormir bien en las calurosas noches de verano

Duerme bien en verano con estos trucos.

Trucos indispensables para dormir plácidamente en las noches veraniegas

La climatología en España impide, en numerosas ocasiones, alcanzar temperaturas adecuadas para conciliar el sueño en las noches más calurosas. Para descansar de forma adecuada y afrontar apropiadamente la rutina diaria, lo ideal es que el termómetro no rebase los 25 grados. 

La fatiga y el agobio que provocan los sofocos durante las noches de verano pueden ocasionar estrés, malestar, y amargura en una época ideada para recargar energía, para descansar física y mentalmente y alejarse del estrés profesional.

A continuación te listamos una serie de trucos para dormir bien durante las noches veraniegas y ser activo durante el día.

1.-Acondiciona y prepara bien tu habitación: lo primordial es que el lugar en el que se duerma sea cómodo, confortable y agradable.

La solución es fácil si se posee un aire acondicionado: fijar la temperatura entre 22 y 25 grados refresca la habitación adecuadamente y mejora la calidad del sueño. No obstante, si se desea prescindir de él, existen soluciones alternativas para que el dormitorio este fresco.

Una de ellas es bajar las persianas en las horas centrales de calor, y ventilar adecuadamente el cuarto durante el atardecer. Otro buen aliado en las tórridas noches de verano puede ser un ventilador estratégicamente orientado. Si se coloca delante de él un barreño de agua y hielo, conseguiremos el tan anhelado y preciado aire fresco.

2.-Refréscate e hidrátate: darse una ducha de agua templada antes de acostarse reduce la temperatura corporal. Si además uno se siente pegajoso y sudoroso, es la solución ideal para descansar limpio, fresco y seco.

Otra buena idea es dormir junto a un vaso de agua fría, como remedio de hidratación en caso de despertar acalorado. No hay que olvidar que el agua es la principal fuente de hidratación. Beber suficiente agua durante todo el día evitará la deshidratación y los dolores de cabeza y cuerpo que ésta conlleva, mejorando así la calidad del sueño.

3.-No des vueltas: cuanto más movimiento genere el cuerpo, mayor calor se siente. La cama es un gran absorbente de calor, lo que puede provocar baños de sudor, además de ansias y nervios por un sueño interrumpido.

Es aconsejable evitar dormir boca abajo, el uso excesivo de almohadas y preferible dormir con sábanas de algodón y los pies descubiertos.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG