Las enfermedades más habituales del verano y como tratarlas

las enfermedades más comunes del verano.

No dejes que unas enfermedades del verano resten tu alegría

La llegada del verano trae consigo periodos vacacionales, escapadas improvisadas, viajes exóticos; pero sobre todo altas temperaturas que pueden afectar a nuestro organismo y desencadenar afecciones y enfermedades típicas de esta época estival. La exposición al sol, el cambio de horarios, las actividades al aire libre, o el exceso de alcohol, son algunos de los muchos agentes externos que pueden causar daños importantes si no se escatima en la prevención de estas enfermedades veraniegas.

Porque las enfermedades no son sólo cosa del invierno, te damos una lista de las enfermedades comunes del verano y cómo prevenirlas:

Enfermedades digestivas:

Vienen producidas principalmente por la mala refrigeración de los alimentos o sus manipulaciones cruzadas, éstas conllevan temibles diarreas, interminables vómitos, dolores y fiebre.

Para evitar estos síntomas es importante:

 Alergias y picaduras:

Un mayor contacto con ambientes naturales incrementa la probabilidad de sufrir picaduras. Pueden prevenirse mediante el uso de enchufes o repelentes e insecticidas no tóxicos.

Algunas picaduras y mordeduras pueden producir reacciones alérgicas severas, de ahí que su prevención es fundamental.

Infecciones de oído:

El aumento del contacto con el agua en verano propina mayor probabilidad de desarrollar otitis, derivando en dolores de oído al mover la cabeza o masticar. Para prevenirla, es importante: 

  • Secarse bien los oídos al salir del agua.
  • Inclinar la cabeza hacía un lado y golpearla con cuidado para expulsar totalmente el agua.
  • Introducir un trozo de toalla en el oído evitando que quede húmedo en su interior.
  • Bañarse con tapones.

Enfermedades causadas por el calor:

Además de producir quemaduras, los efectos del sol sobre la piel son acumulativos y pueden desencadenar el riesgo de desarrollar cáncer, un envejecimiento prematuro y manchas.

Es indispensable utilizar un protector solar superior a 30, siendo 50 el más adecuado, sobre todo para pieles blancas. En el caso de los lactantes, se aconseja exponerlos al sol directo sólo a partir de las seis de la tarde y utilizando un gorro y ropa adecuados.

Y de forma opuesta, los resfriados a causa del aire acondicionado también son habituales en verano. Mantén la temperatura de la habitación a 22ºC y ponte una chaqueta si la temperatura disminuye.

Estos son algunos de los peligros enfermedades más comunes del verano, que es aconsejable prevenir y evitar para disfrutar plenamente de esta época vacacional.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG