La triada de la mujer deportista

La triada y las lesiones de la mujer deportista.

Las consecuencias de la tríada de la mujer deportista

El número de mujeres que practican deporte tanto de alto nivel como a nivel aficionado no ha parado de crecer en las últimas décadas, pero lo cierto es que la consciencia sobre el tratamiento de sus patologías asociadas al deporte no ha evolucionado de igual manera.

Una de las lesiones o patologías deportivas más relacionadas con las mujeres que hacen deporte es la conocida como tríada de la mujer deportista, de gran prevalencia especialmente entre las deportistas más jóvenes.

Los pilares de la tríada

Las mujeres deportistas que padecen la conocida como tríada experimentan 3 grandes grupos de síntomas, relacionados con:

-La menstruación

-Los huesos

-La alimentación y la falta de energía

Es decir, la tríada de la mujer deportista se traduce en problemas metabólicos y reproductivos, un mayor índice de fractura por estrés y ansiedad, baja autoestima y otros trastornos psicológicos.

¿Por qué se llega a esta situación?

La posibilidad de padecer la tríada de la mujer deportista es mayor entre aquellas mujeres que se someten a entrenamientos muy intensos, en los que hay pocas posibilidades de recuperación entre sesión y sesión. También ayuda a ello el tipo de deporte que se practica, especialmente aquellas disciplinas que se inician a edades muy tempranas, o que requieren que las deportistas que mantengan un peso bajo para su práctica.

Para un mejor rendimiento, muchos de estos deportes también exigen seguir una dieta muy estricta que también condiciona de manera psicológica y sociológica a la mujer deportista con anemias, falta de energía y amenorreas. El conjunto de estos factores, entre ellos una menor producción de estrógenos,  también determina la salud ósea de una mujer y, por lo tanto, las posibilidades de lesiones y fracturas.

¿Cómo prevenir la triada?

Las lesiones asociadas al deporte siempre han existido, de modo que es frecuente encontrarse a un jugador de baloncesto con problemas de rodilla o a ciclistas que se curan en salud con sillines especiales.

La prevención y una revisión periódica no sólo son recomendables para deportistas profesionales y aficionados, sino también necesarias para poder detectar a tiempo síntomas que puedan derivar en patologías más graves en el tiempo.  Los cambios de peso se pueden detectar en semanas y una menstruación irregular en meses, pero los problemas óseos pueden tardar años en evidenciarse.

Recuerda que si empiezas a entrenarte en exceso diariamente debes equilibrar el requerimiento calórico de tu cuerpo con una dieta completa en nutrientes y reducir la frecuencia o la intensidad entre entrenamientos si sientes excesiva fatiga para evitar daños por sobreentrenamiento.

Los profesionales sanitarios y los entrenadores deportivos te ayudarán a lograr tus objetivos físicos y deportivos con éxito y sin comprometer tu salud.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG