Cómo leer correctamente las etiquetas de los alimentos y su valor nutricional

Las etiquetas de la comida y su significado.

Aprende a leer las etiquetas de los alimentos

¿Eres de esas personas que compra en el súper sin mirar las etiquetas de los alimentos? La verdad es que dedicarles unos instantes puede ayudarte mucho a mejorar tu dieta y, por lo tanto, tu salud. Tan sólo tienes que fijarte en unos datos básicos.

Además de leer la fecha de caducidad de un producto, sus ingredientes y forma de conservación y cocción, es importante que te fijes en la aportación nutricional del alimento que piensas comprar. Te damos unas pistas.

La importancia de las calorías y macronutrientes

Con esta información, sabrás si realmente un alimento te ayudará en tu dieta diaria o hará que cojas peso. Es importante tener en cuenta lo que el fabricante considera que es una porción adecuada a consumir, y en el aporte energético que esta  proporciona.

También es interesante saber el número de  las calorías que nos proporciona por 100 gramos, ya que difícilmente consumimos lo que se considera porción recomendada y, por lo tanto, la proporción de calorías ingeridas acaba siendo mucho mayor. En este sentido, ten cuidado con los productos light, que pueden ser una trampa. Para que un alimento sea considerado bajo en calorías no debe tener más 40 Kcal por 100 g, si es sólido y 20 Kcal por 100 ml si es líquido.

De todas formas, es tan importante el número de calorías como su composición. Resulta interesante el aporte de grasas e hidratos de carbono de los alimentos, especialmente si haces dieta.  Los que tengan menos de 10 gramos de grasa por 100 gramos son válidos para los regímenes, además de para controlar el colesterol. Igualmente, es recomendable vigilar que no incluyan grasas trans. Es preferible que las grasas trans de un alimento sean del 0% y que las grasas saturadas no superen el 7%.

Los hidratos de carbono, como azúcares simples, pueden ser muy negativos para personas con diabetes y otras enfermedades metabólicas. Por eso, es aconsejable que adquieras productos que no tengan más de un 10% de azúcares.

Otros aspectos a considerar

Si quieres asegurarte de tener una dieta sana, merece la pena que tengas en cuenta el aporte de fibra, sodio (no superior al 15%) y calcio de tus alimentos habituales. No olvides que estos nutrientes son esenciales para el control del sistema digestivo, la tensión arterial y el refuerzo de tus huesos. Tu estado de salud lo agradecerá.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG