¿Agujeta o lesión? Identifica el dolor

Diferenciar el dolor de agujeta de la lesión.

Aprende a diferenciar si tienes una agujeta o una lesión

¿Agujeta o lesión? Si te gusta hacer deporte, seguro que más de una vez has experimentado la sensación de tener agujetas. Esta molestia puede convertirse en un dolor intenso, dependiendo de nuestra práctica habitual y de  la intensidad del entrenamiento que hemos hecho; pero es importante que sepas distinguir esta sensación de una posible lesión muscular, para evitar problemas posteriores.

¿Qué son las agujetas?

Las agujetas son un dolor muscular que se produce en respuesta a un esfuerzo hecho durante el entrenamiento, y que se mantiene cuando ya no estamos haciendo ningún movimiento. Estas molestias son proporcionales al grado de esfuerzo físico que hacemos, y pueden durar hasta un par de días. En muchas ocasiones, también notaremos una considerable rigidez en la zona afectada.

¿Cómo diferenciar las agujetas de una lesión?

Si realmente tenemos una lesión muscular, el dolor se hará más intenso cuando nos movamos y se calmará con el reposo. Todo lo contrario que en el caso de las agujetas, cuando permanece siempre en la misma intensidad.

Además, es habitual que el dolor ocasionado por una lesión muscular se manifieste de forma aguda en un punto específico después de hacer un gesto o un movimiento concreto.

En consecuencia, es importante que prestemos un poco de atención a las reacciones de nuestro cuerpo durante un par de días para dictaminar si realmente tenemos unas fuertes agujetas o si existe la posibilidad de que estemos padeciendo una lesión.

No podemos olvidar que las agujetas pueden ser muy molestas, pero no tienen ninguna consecuencia en nuestro cuerpo. En cambio, padecer una lesión muscular y no prestarle la suficiente atención  puede derivar en peores problemas.

Si seguimos entrenando pensando que sólo son agujetas, acabaremos lesionándonos aun más y al final la situación puede llegar a ser grave.

Entrenar con responsabilidad debe ser el principal objetivo de cualquier deportista. Por lo tanto, si realmente queremos ponernos en forma y cuidar nuestro cuerpo debemos aprender a prestar atención a cada una de las señales que nos envía. De esta manera, estaremos seguros de que trabajamos para mejorarlo, sin causarle daños añadidos.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG