¿Qué es el eustrés? El estrés que nos hace felices

Eustrés: el estrés positivo

El eustrés: la cara positiva del estrés para afrontar los retos

Todos conocemos el estrés: esa sensación que produce tensión, genera ansiedad y a veces nos inmoviliza. Esta incomodidad toma origen en elementos exteriores de nuestra vida y en ocasiones puede producirnos sensación de malestar; pero el estrés también puede generar el efecto contrario. Es lo que conocemos como eustrés.

Si observamos el desarrollo interno que se inicia en nuestro organismo antes los estímulos generados por estas demandas o exigencias exteriores, vemos que el proceso es natural, sano y adaptativo. Únicamente responde a una llamada de emergencia de forma eficaz.

Esta respuesta adaptativa es el eustrés: ante el cambio, nos esforzamos por hacer frente al reto que supone esta modificación, su organismo se adapta de forma natural y experimenta sensaciones agradables. Estimulante y motivador, es un estrés que alimenta el cambio, a la evolución y a la superación personal.

Este tipo de estrés positivo fomenta la creatividad del individuo, desarrolla su nivel de iniciativa, incrementa su energía habitual y aporta espontaneidad y diversidad a su cotidianidad. Además de equilibrar a la persona tanto física como emocionalmente. 

¿Cómo convertimos el estrés en eustrés?

Para combatir el estrés negativo y convertirlo en eustrés es fundamental considerar la valoración cognitiva que se hace de la situación estresante en el momento presente. Es decir que el tipo de estrés que vivimos depende de la valoración que le damos a dicha situación y de la creencia que tenemos sobre nuestra capacidad de superación. De este modo, sólo nosotros somos capaces de convertir un episodio estresante en una experiencia desafiante y motivadora.

Tenemos la capacidad de moldear la forma en la que reaccionamos ante una situación de la vida: controlando los sentimientos y por lo tanto las emociones que una posible adversidad puede generarnos. El eustrés aparece en este momento como alternativa al habitual estrés: muestra que el cuerpo es capaz de afrontar cualquier situación y obtener sensaciones placenteras con dicho reto.

El eustrés comparte reacciones biológicas similares al estrés pero difiere a nivel cognitivo y emocional. Permite que el individuo se enfrente a una situación estresante con la dosis de energía, motivación y ganas necesarias, y convierte este período en una experiencia constructiva.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG