¿De qué son síntoma las agujetas y cómo combatirlas?

Las agujetas

Algunos consejos para evitar y paliar las agujetas

Cuando empezamos a hacer deporte, una de las cosas que más tememos es padecer agujetas. Aunque no representen un dolor incapacitante, sí que es verdad que resultan una molestia tan importante que nos impiden en muchas ocasiones seguir con nuestra actividad física. Para evitar sus consecuencias, es importante que sepamos su origen y cómo podemos sobrellevarlas sin dejar de entrenar.

El origen de las agujetas

Cuando hacemos un entrenamiento físico intenso, tenemos micro roturas musculares que nos causan dolor. Este proceso es aun más importante en el caso de las fibras musculares que no hemos preparado para trabajar.  Éste es el origen de las agujetas que, por lo tanto, aparecen más frecuentemente en el caso de la falta de entrenamiento general o de trabajo concreto de un grupo muscular.

La lectura positiva de las agujetas es que las fibras se han roto porque hemos hecho un entrenamiento físico intenso y  con buenos resultados. Por lo tanto, podemos decir que las agujetas son un síntoma favorable de un correcto ejercicio físico, especialmente en musculación.

Cómo luchar contra las agujetas

Aunque  en el fondo debamos estar contentos de tener agujetas, la verdad es que resultan muy incómodas para sobrellevar nuestro día a día. Una vez que hemos descartado la lesión, conocer algunos trucos para minimizarlas nos ayudará a seguir adelante con el entrenamiento.

Introducir en nuestra dieta aminoácidos esenciales, hidratos de carbono y almidones resistentes de asimilación lenta ayuda a regenerar fibras musculares.

También debemos cuidarnos de beber agua suficiente, ya que mantener una buena hidratación antes, después y durante el ejercicio reduce la posibilidad de agujetas, así como de calambres y lesiones. (En el blog también te contamos qué frutas debes comer antes y después de practicar ejercicio.)

Igualmente, es imprescindible que calentemos bien y de manera progresiva los músculos que vamos a trabajar antes de empezar un entrenamiento.

Finalmente, y aunque pueda sonar paradójico, el mejor modo de luchar contra las agujetas es seguir con el plan de entrenamiento previamente establecido, sin hacer más días de descanso de la cuenta. El dolor de las agujetas desaparecerá más rápidamente en cuanto empecemos a hacer funcionar nuestros músculos con normalidad otra vez.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG