Los 4 errores más habituales que cometes en el desayuno

desayuno sano

Sobre el desayuno siempre quedan cosas por descubrir, pero estas 4 cosas parecen claras

Todas las comidas del día son importantes; sin embargo, el desayuno es la que va a condicionar cómo comemos el resto del día, ya que es la primera que realizamos. Tradicionalmente, los nutricionistas han hecho hincapié en la importancia de incluir carbohidratos en el desayuno; ahora parece ser que la mejor opción son las proteínas y grasas saludables, que nos permiten tener energía y estar saciados durante más tiempo.

Como en todos los casos, la elección de los alimentos que forman el desayuno depende del metabolismo de cada uno, de las posibles intolerancias que se padezcan y de la importancia que se le dé a la figura. El desayuno ideal se alcanza siendo consciente de lo que se come y escogiendo los alimentos más saludables para el organismo.

A continuación te proponemos cuatros hábitos que deben desaparecer de tu rutina para conseguir desayunar de forma sana y consciente.

1.-Saltarte el desayuno para ahorrar calorías:

Retrasar el aporte energético incrementa el hambre, haciendo que sienta mayor ansiedad en la siguiente comida. Cuando uno se salta el desayuno, el centro de recompensa del cerebro se fija en comidas más calóricas. Por eso es más fácil caer en la tentación de escoger comidas menos saludables si no se ha desayunado. Además, desayunar permite afrontar de forma más energética y eficaz las posibles actividades físicas posteriores, regular los niveles de azúcar durante la tarde y la noche, y reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

2.-Tiene que ser muy rico en carbohidratos:

Es importante prescindir de los carbohidratos y azúcares provenientes de los productos refinados, y decantarse por carbohidratos complejos, provenientes de cereales integrales, y azúcar natural, presente en la fructosa de la fruta. Una forma sana de completarlo es incluyendo proteínas y grasas saludables: aportan una sensación de mayor plenitud para la comida y cena posterior.

3.-Es saludable pero no incluye vegetales:

Para tomar las cantidades requeridas de fruta y verdura al día (400g según la OMS), éstas deben encontrarse en todas las comidas del día, incluso en el desayuno.

4.-Es demasiado escaso:

No hace falta tomar concienzudamente y con tiempo un desayuno completo, aunque sea lo más recomendable, pero tampoco se trata de salir de casa con prisas y el estómago vacío o habiendo ingerido solamente un café o unas galletas. Para ganar tiempo (incluso para poder dormir 5 minutos más) puedes preparar tu desayuno con antelación o dejarlo todo listo la noche anterior.

No renuncies a un buen desayuno y anímate a empezar el día con energía.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG