Fórmulas para una lactancia artificial correcta

Aprende a como realizar correctamente la lactancia artificial con tu bebé con este artículo.

Los compuestos que necesita la leche artificial para sustituir a la lactancia materna

Si acabas de tener un hijo o estás a punto de tenerlo, seguro que te has planteado más de una vez la eterna duda de las madres recientes: ¿lactancia artificial o materna? La verdad es que las dos son adecuadas, si se realizan adecuadamente. De hecho, en la actualidad se comercializan leches adaptadas capaces de cubrir todas las necesidades nutricionales de un bebé, tan solo tienes que elegir la más adecuada para tu hijo.

Teniendo siempre presente que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna hasta los 6 meses, no podemos obviar que existen infinidad de situaciones que impiden esto, por lo que las leches infantiles se convierten en imprescindibles. Tu pediatra de confianza te asesorará sobre la mejor leche para tu hijo, pero es importante que conozcas cuál es la fórmula correcta básica para la alimentación artificial de un niño.

Los nutrientes de la leche artificial

Para poder definir una fórmula de lactancia artificial como correcta se valoran factores como el crecimiento lineal y ponderal de los bebés, así como su desarrollo metabólico y antropométrico, entre otros.

Con estos objetivos en mente, la leche artificial para bebés se produce a partir de leche de vaca o productos de soja modificados, a los que se añaden los nutrientes necesarios para que pueda cumplir con las mismas funciones que la leche materna en el desarrollo de un niño.

Tipos de leche infantil

Las fórmulas para lactantes están pensadas para los bebés más pequeños, hasta que pueden empezar  con la alimentación complementaria adecuada para su edad.

Las fórmulas de continuación son aquellas pensadas como alimento líquido de los niños que ya han empezado a introducir otros alimentos en su dieta.

La composición de las fórmulas para lactantes

Las fórmulas para lactantes elaboradas a base de leche de vaca deben ser adaptadas tanto para que el niño pueda digerirlas correctamente, como para asegurar que contienen los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo.

Los hidrolizados de proteínas de leche de vaca (o soja, en su caso) son la única base proteica que debe contener una fórmula de lactancia artificial. Su contenido en aminoácidos debe ser tan parecido como sea posible al de la leche materna.

Los lípidos de estas fórmulas deben combinarse para que el niño pueda absorberlas de manera adecuada y, además, deben ser el aporte de la mitad de la energía no proteica de esta leche. Es habitual que se usen aceite de soja, de oliva y de coco en la formulación.

La lista de hidratos de carbono que puede contener una fórmula de este tipo es concreta: el almidón, la lactosa, la maltosa, la sacarosa, fructooligosacáridos, galactooligosacáridos y maltodextrinas.

Además, estas fórmulas de leche para lactantes acostumbran a estar enriquecidas con minerales como el hierro, el cinc y el cobre. Como puedes ver, tu bebé puede crecer igualmente sano y fuerte gracias a una lactancia artificial correcta.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG