¿Cuándo se debe iniciar la actividad física en los bebés?

Actividad física en los bebés

Te desvelamos las distintas etapas de actividad física en los bebés

La actividad física es uno de los pilares de una vida sana y equilibrada ya desde los primeros días de vida. Los expertos recomiendan que se anime incluso a los recién nacidos a ejercitar su cuerpo, mediante ejercicios simples, divertidos, y con esmero, pero con suavidad. Además de poner el cuerpo en movimiento, se afianza un vínculo más estrecho entre niños y adultos. Sin embargo, la intensidad de la actividad física en los bebés puede plantear ciertas dudas a los padres, que vamos a intentar resolver en este post.

Los primeros movimientos

Incentivar la práctica física a diario no sólo contempla a los niños mayores, sino que también es necesaria para los recién nacidos, quienes deben moverse, practicar el juego activo y probar el disfrute que muchas actividades sencillas y suaves pueden aportarles. Asimismo es importante reducir al máximo los periodos sedentarios prolongados a menos de una hora y evitar la contemplación estática hacia pantallas electrónicas.

A continuación te listamos una serie de ejercicios según la edad del pequeño, que deben implementarse durante períodos breves, que no excedan los 5 minutos, deben practicarse 2 o 3 veces al día, y realizarse siempre que el niño este predispuesto. Con suavidad, sin forzar e incentivando la diversión.

Ejercicios para bebés de 0 a 3 meses:

La intención principal es activar los reflejos y comenzar a potenciar funciones que aún no es capaz de manifestar por sí solo.

-Mover los brazos y las piernas de distintas formas suavemente, con el niño acostado boca arriba.

-Colocar los pulgares cerca de las palmas de su mano. Gracias al reflejo de presión, el niño ejercitará sus manitas.

Ejercicios de 3 a 6 meses:

Los objetivos son la estimulación de los sentidos y el trabajo del equilibrio.

-Incentivar el volteo autónomo: de estar acostado boca arriba a boca abajo, y lo contrario. Pueden darle algún pequeño empujoncito afable, o animarle con un juguete.

-Fomentar la estimulación vestibular, cogiéndole de las axilas y moviéndole en distintas direcciones.

Ejercicios de 6 a 9 meses:

En esta etapa cobra valor el fortalecimiento de los músculos del cuello, la nuca y la espalda, y la ejecución de la motricidad fina.

-Enseñarle las partes de su propio cuerpo frente a un espejo en el que se vea reflejado entero.

-Practicar el balanceo cogiendo al pequeño por las axilas y balanceándolo con suavidad de izquierda a derecha, siempre manteniendo el contacto visual.

Ejercicios para bebés de 9 meses a un año:

Por lo general, en este último trimestre los bebés ya gatean, y los más ágiles empiezan a dar sus primero pasos. Aquí se busca agilizar el gateo y favorecer el equilibrio para que el pequeño logre ponerse de pie.

-Estimular el gateo disponiendo diferentes juguetes por el suelo para que el bebé los busque, perseguir al pequeño o dejarse perseguir…

-Estimular al niño a permanecer de pie, en posición vertical, primero apoyándose en algún mueble, pared o persona, y luego prescindiendo de ello.

Recuerda que además de una alimentación correcta, la actividad física complementa el sano desarrollo de los bebés y permite detectar y actuar a tiempo sobre posibles anomalías. Una buena forma de poner en práctica todos estos consejos, puede ser jugando con tu hijo de la manera más adecuada.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG