¿Qué es la enfermedad del viajero y qué puedes hacer para evitarla?

¿Sabes qué es la enfermedad del viajero? En este artículo te contamos todo lo que debes saber.

Vigila lo que comes para evitar la enfermedad del viajero

No hay nada tan inesperado como irse de vacaciones y caer enfermo. Aun que no sea nada grave, ciertos trastornos nos impiden disfrutar plenamente de nuestros días de descanso y del lugar que hemos elegido para romper por unos días con nuestra rutina habitual. Uno de los problemas de salud más habituales a los que nos enfrentamos en vacaciones es la conocida como enfermedad del viajero.

¿Qué es la enfermedad del viajero?

Se trata de un conjunto de síntomas producidos por un proceso infeccioso, y que cursan  con descomposición, cansancio, mareos y náuseas, entre otros. Es importante señalar que en la mayoría de ocasiones, si bien es muy molesta, tiene un curso completamente benigno y, de  hecho, en una semana se puede considerar como resuelto.

En consecuencia, el mejor tratamiento para la enfermedad del viajero consiste en aliviar los síntomas y, por supuesto, en aplicar las medidas de prevención necesarias para evitar en todo lo posible el contagio.

¿Cómo prevenir la enfermedad del viajero?

Si nos vamos de vacaciones y queremos evitar la enfermedad del viajero, debemos tener cuidado con:

– La higiene personal: lavarnos las manos es esencial antes de cada comida y al ir al baño; especialmente si nos encontramos en sitios públicos.

– No tomar lácteos sin garantías. Mayonesa en mal estado o leche cortada son dos poderosos desencadenantes.

– No consumir agua o líquidos no embotellados.

– No comer alimentos crudos o poco cocinados.

Vigilar el estado de la fruta y pescado y marisco que vayamos a comer.

El tratamiento de la enfermedad del viajero

Aunque el proceso infeccioso de la enfermedad del viajero remite con el paso del tiempo, en algunos casos se administran ciertos antibióticos para frenar las descomposiciones más graves. También se administra en muchas ocasiones carbón vegetal, aunque su efectividad no está completamente garantizada ni como tratamiento ni como medida preventiva.

Por supuesto, siempre que aparece la enfermedad del viajero es indispensable asegurarnos de mantener una buena hidratación, imprescindible para evitar la  pérdida de sales minerales y electrolitos. En la farmacia encontraremos preparados para diluir en agua que nos ayudarán a reequilibrar nuestro organismo y a evitar consecuencias más graves.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG