Consejos para hacer tu verano más fácil si estas embarazada

Si estás embarazada haz tu verano más fácil con estos consejos.

Cómo viajar, dormir y tomar el sol si estas embarazada

Si estás embarazada, seguro que has notado que el calor del verano hace bastante más complicado de sobrellevar tu estado. Es fácil que las altas temperaturas afecten en exceso a tu cuerpo y te hagan sentir más cansada, por lo que aplicar unos consejos prácticos te ayudará a sentirte mucho mejor.

En la playa: protección y ejercicio suave

¿Te apetece ponerte morena? Ten en cuenta que los cambios hormonales que representa el embarazo pueden favorecer la aparición de manchas en la piel, por lo que es importante que cuides tu epidermis al máximo. Los consejos habituales para evitar los efectos negativos del sol en la piel van aún más dirigidos a ti, como son usar un factor de protección solar alto, llevarte una sombrilla y una silla de camping donde sentarte cómodamente, además de un gorro para la cabeza y evitar el sol de 12 a 18 horas.

De todos modos, y pese a ellos, no olvides que la exposición al sol es positiva para el organismo, ya que ayuda a sintetizar la vitamina  D. Aprovecha tu estancia en la playa para nadar. El ejercicio en el agua es mucho más cómodo para las embarazadas y, además, te ayudará a refrescarte.

Ayuda a tu cuerpo a sentirse mejor

Los edemas o hinchazones en pies y piernas son uno de los síntomas más incómodos del embarazo, especialmente en verano. Evitarlos pasa por no estar demasiado quieta de pie, y por sentarte con los pies elevados. Beber mucha agua y tomar alimentos que favorecen la eliminación de líquidos, como la piña, también te ayudará.

Asimismo, es muy importante activar la circulación de tus piernas. Duchas alternando agua fría y templada, sesiones de drenaje linfático, ejercicio en el agua y paseos por la orilla te sentarán de maravilla.

¿En qué medio de transporte viajas?

Viajar en coche en verano y estando embarazada puede resultarte incómodo. Procura bajar cada dos horas del vehículo para ir al baño y estirar las piernas. Viajar con aire acondicionado y en horas de menos calor también ayudará a hacer que el recorrido parezca más corto.

En el caso del avión y el barco, ten en cuenta que pueden solicitarte un informe médico para permitirte viajar si estás en el tercer trimestre de gestación. En los aeropuertos y en los barcos con más de 100 pasajeros siempre habrá un médico o una enfermera que pueda prestarte asistencia médica en caso de que lo necesites.

Conciliar el sueño

Uno de los grandes retos en verano es dormir cómodamente, especialmente si estas embarazada. Aplicar algunos trucos que te ayuden a conciliar el sueño te irá bien, como asegurarte de ventilar bien la habitación, dormir con ropa ligera y evitar las cenas copiosas. Igualmente, te sentará muy bien hacer ejercicio antes de dormir, para llegar a la cama con el suficiente cansancio físico como para que te venza el sueño.

La sensación de cansancio

El calor del verano y el embarazo pueden hacerte sentir más cansada de lo habitual. No dudes en dormir todo lo que te pida el cuerpo y en tomar alimentos saludables que te den energía. Tomar un café también puede ayudarte (aunque sea café con hielo o en granizado), ya que en esta época del año es normal que baje la tensión por efecto del calor. Salir a pasear y tomar el sol también te hará sentir mejor, si lo haces con moderación.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG