¿Por qué no debes consumir en verano alimentos como la ternera, el marisco y ciertas frutas?

Alimentos

Si apuestas por sabor y salud, estos son los alimentos que no deberías tomar en verano

Todos los alimentos frescos son estacionales. Es decir, tienen un momento óptimo de consumo en función de su crecimiento natural. Esto implica que tienen mejor sabor y que podemos disfrutar de todas sus propiedades nutricionales si nos los tomamos cuando están en su época de máximo esplendor. Además, si nos tomamos las frutas y verduras en su época natural de recolección estaremos seguros de que no se han usado elementos químicos para garantizar su crecimiento en otro momento del año.

El calor hace que no podamos disfrutar de algunos alimentos en su mejor momento, especialmente de aquellas frutas y verduras importadas que ya no están en su óptimo punto de maduración. Por lo tanto, tampoco nos ofrecen su mejor sabor. Entonces, ¿qué alimentos no debemos tomar en verano?

Las granadas

Esta fruta baja en calorías es una aliada perfecta para las personas que hacen dieta. Su recolección va de septiembre a noviembre en nuestro país, por lo que si las tomamos en verano nos arriesgamos a no disfrutar de su sabor. Es mejor esperar al otoño.

Naranjas y pomelos

Una situación parecida a la de las granadas es la de naranjas y pomelos que, si bien pueden encontrarse en verano en muchas fruterías, no son ni mucho menos dulces y jugosos. De hecho, la mayoría de los que consumimos en verano provienen de China.

La carne de vaca

Tampoco es muy aconsejable el vacuno en la dieta de verano, ya que este alimento es muy rico en proteínas y grasas. Por lo tanto, tiene una gran capacidad calorífica y es de difícil digestión. Todo lo contrario de lo que necesitamos para nuestra alimentación en los meses de más calor.

El café

La gran  cantidad de cafeína que contiene un café nos estimulará a orinar más, lo que repercute directamente en el nivel de hidratación del organismo. Zumos y agua son una mujer alternativa para beber, ya que sacian la sed y nos hidratan sin hacer que perdamos demasiados líquidos.

El marisco

La tradición dice que los mejores meses para comer marisco van de septiembre a abril, y la verdad es que la sabiduría popular tiene razón. En verano, y por cuestiones del ciclo reproductivo, el marisco pierde sabor y está lejos de ofrecer su mejor calidad.

Como puedes comprobar, todos los alimentos tienen su temporada idónea para ser consumidos con todo su sabor y con beneficios para el organismo. Pero no te desanimes, el verano también nos sorprende con una gran variedad de frutas y verduras en todo su esplendor.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG