Helados, sorbetes y granizados: opciones para cuidar la línea este verano

Cuidar la línea en verano también es posible sin dejar los helados, sorbetes y granizados.

Helados, sorbetes y granizados de frutas y caseros para mantener la línea

El calor del verano nos hace desear constantemente tomar algo fresco que nos haga sentir mejor, como un helado, un sorbete o un granizado. La tentación es fuerte, pero las ganas de cuidar la línea también en estos meses hacen que la mayoría de las veces olvidemos la idea de incluir estas delicias frescas en nuestra alimentación.

Realmente, no tenemos motivos para dejar de lado los helados en verano, siempre que seamos conscientes de lo que comemos y llevemos una dieta sana y equilibrada habitualmente. Hacer estos postres en casa es la mejor opción para controlar su contenido en grasas y azúcares.

Helados caseros y sanos

Hacer un helado tan sabroso como los que compramos en cualquier comercio y que además nos ayude a cuidar la línea es mucho más fácil de lo que puede parecer a priori. Combinar fresas y plátano o melocotón y queso fresco nos permitirá paladear un helado cremoso y de sabor dulce, pero con más proteínas, fibras y vitaminas que cualquier otro hecho industrialmente.

¿Más opciones? Un helado de piña y coco tiene tan solo 170 kcal, y todo el sabor que podamos imaginar. Además, nos aporta fibra y potasio, por lo que estaremos ayudando al funcionamiento de nuestro organismo cuando nos lo comamos.

Granizados y sorbetes

Si preferimos la textura ligera de un granizado o un sorbete, también podemos preparar en casa algunas versiones realmente sabrosas y con pocas calorías de estos alimentos.

El tradicional granizado de limón o de café nos servirá de hidratación extra, muy necesaria para soportar las temperaturas del verano, esta es una forma extraordinaria de cuidar la línea, ya que su principal ingrediente es el agua y no aportará calorías extra a tu cuerpo.

También podemos conseguir un refrescante sorbete de mango y naranja solo usando el zumo de estas frutas y añadiéndole una  mínima cantidad de azúcar. Resulta sano, refrescante y muy sabroso, y la verdad es que el mango se puede combinar con otras frutas, como el plátano.

Luchar contra el calor, disfrutar de un capricho dulce y refrescante y mantener una dieta sana y natural no es un reto imposible. Solo tienes que proponértelo. ¿Vas a cuidar la línea este verano siguiendo estos consejos? No te prives de los pequeños placeres del verano, transfórmalos en alimentos saludables.

Autor: SegurosCatalana Occidente

BLOG