Fractura en tallo verde: ¿cómo tratarla?

La fractura en tallo verde es una lesión que sufren muchos niños que aún se encuentran en pleno crecimiento. Se trata de una fractura o rotura incompleta de un hueso largo. Debido a sus propias características y a la inmadurez de los huesos, se produce la fractura de un lado (periostio) y con ello pueden producirse distintos trastornos derivados de ello.
Existe el riesgo, además, de que vaya a peor.. Por eso, desde Seguros Catalana Occidente, queremos darte una serie de consejos para el bienestar de tu familia.

¿Cómo prevenirla?

Como padres ya sabemos que es muy difícil evitar que nuestros hijos o hijas se caigan y corran el riesgo de sufrir algún tipo de traumatismo. Y cuánto más pequeños, más riesgo de ello. Aun así, siempre es importante ser precavido para prevenirlas en todo lo posible.

No estamos hablando de sobreprotección, sino de un mínimo de vigilancia ante situaciones que puedan resultar extremadamente peligrosas para vuestros hijos. Por ejemplo, especialmente en niños menores de 3-4 años, debemos evitar que jueguen en lugares donde existan demasiados obstáculos o en parques que no tengan columpios y otros juegos que no se correspondan con la propia edad del niño o niña. Estar especialmente atento en lugares elevados en los que puedan caerse.

Será importante también, que dentro del hogar y en el ámbito puramente familiar, se tomen medidas de seguridad respecto a accesos de ventanas, puertas o escaleras.

Tratamiento de fractura en tallo verde

Asegúrate de que el traumatólogo que se ocupará del tratamiento sea un especialista en fracturas en tallo verde. El médico valorará si se trata de una fractura en tallo verde desplazada, si los extremos de los huesos han quedado fuera de contacto , o no desplazada, que es cuando los extremos del hueso están bien alineados. La más grave de ellas es la primera, ya que puede requerir intervención quirúrgica.

Sin embargo, lo más habitual es que la fractura en tallo verde sea aquella que simplemente necesita inmovilización a través de un yeso o férula. Esto es así ya que el hueso de un niño se está desarrollando y es capaz de regenerarse por sí solo siempre que no exista ese desplazamiento grave del hueso.

De todas formas los niños, niños son y deben jugar, saltar, correr y en definitiva, desarrollarse con normalidad. Como en Seguros Catalana Occidente sabemos que la salud de los tuyos es lo primero, un amplio cuadro médico, programas específicos de salud infantil y una atención rápida, de calidad y sin gastos extras, son solo algunos beneficios de nuestro seguro de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *